Como me decía un viejo amigo de mi abuelo, “Carlos, si no puedes conseguir algo, hazlo tú mismo”. Y Perfecto Calviño debe de ser de la misma opinión. RallyCast podía comprobar las evoluciones de una de sus últimas creaciones, el espectacular Lancia 037 Proto, con el joven talento asturiano Abel Jurado como maestro de ceremonias y los compañeros de BGF Vídeo como testigos.

El “cuerpo” del Lancia 037 Proto

Cuando uno ve el modelo de cerca este peculiar modelo, puede evocar sensaciones parecidas a las de los tiempos en que corrían estos automóviles. Esos que, en mi caso personal, no había vivido más que en los rallyes de históricos. El coche tiene una planta espectacular, y ejerce un efecto muy influyente sobre aquel que lo tiene delante.

Está tan logrado que hasta el doble escape curvado que llevaban aquellos Grupo B es muy similar. Si bien uno se da cuenta de que no es lo que aparenta, sí que le quita parcialmente “el mono” de volver a verlos. El mismo Abel sonreía mientras que su hermano descargaba del remolque el Lancia. Él, y casi todos los que le rodeaban. En el interior, las diferencias son mayores, pero da igual: qué bella estampa que tiene.

Processed with VSCOcam with c6 preset

Un corazón que late con fuerza

El motor es, quizás, una de las mayores virtudes del vehículo. Derivado de una moto de gran cilindrada, alcanza los 205 caballos. Quizás a gente poco entendida en la materia le parezcan pocos, pero la relación entre el peso y la potencia es brutal: apenas pesa 680 kilogramos.

Cuando uno pulsa el botón que lleva en su apenas inexistente panel, el encendido es casi automático. Nos ponemos los cascos, apretamos los arneses, ponemos los interfonos a funcionar… Y salimos a pista. Calentamos los frenos, aceleramos y el Lancia empieza a responder. La caja de cambios secuencial, derivada también de una moto, es muy corta, por lo que la respuesta es rapidísima. Abel y yo nos miramos y empezamos a gritar. El sonido es ensordecedor y el coche corre muchísimo, de eso no hay duda.

Quizás la única parte negativa es la ausencia de freno de mano. El modelo diseñado por Perfecto Calviño no lo monta, por lo que para hacerlo derrapar sobre el asfalto hace falta mucho apretar mucho el pié izquierdo, bajar marchas muy rápido… Y mucho abrir mucho gas a mitad de las curvas si es que se precisase hacer su efecto.

 

About The Author Carlos Argüelles-Meres Cueto

Periodista-melómano. Escribiendo de carreras desde 2009. Presentaba #Carburando en #MasQueTele. Coordino @Rallys_VAVEL. Contertulio y redactor en @RallyCast_

comments (0)

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>